Cargando...

Carne de conejo: la gran olvidada



La carne de conejo es la gran olvidada. Se trata de una carne consumida sobre todo en entornos rurales y personas jubiladas y parejas adultas sin hijos, según las estadísticas del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Sin embargo, últimamente se están realizando diversas campañas para fomentar su consumo, ya que es una carne que ofrece grandes beneficios.



Carne apta para una alimentación sana y equilibrada
La carne de conejo es un alimento adecuado para incluirlo en una alimentación sana y equilibrada en todas las etapas de la vida. Se trata de una carne blanca y magra,  y se dice que presenta una elevada densidad nutricional ya que tiene un gran contenido en proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales, y un bajo aporte calórico (aporta  131 Kcal por cada 100 g ).
Existen evidencias científicas que indican una serie de beneficios del consumo de carne de conejo en mujeres de más de 40 años. Por un lado, se observó una disminución de los niveles de colesterol en aquellas mujeres con hipercolesterolemia tras el consumo de una ración de carne de conejo dos veces por semana durante un periodo de dos meses.

Asimismo, se observó un descenso de los niveles de ácido úrico de forma significativa después de los 2 meses de consumo y un efecto protector sobre los parámetros hepáticos de las participantes.


¿Qué nos aporta nutricionalmente?
La carne de conejo es baja en grasa ya que contiene unos 5 g de grasa por cada 100 g, aunque este contenido puede disminuir si eliminamos la grasa subcutánea visible además de la piel. Si eliminamos la grasa visible de la pierna, el contenido graso será del 3,70%, y si eliminamos la grasa visible del lomo, el contenido graso ya se reduce al 2,08%.
La carne de conejo tiene un perfil lipídico mayoritario en ácidos grasos insaturados (3,25 g/ 100g), y un porcentaje de ácidos grasos saturados moderado (2,03 g/100g). La cantidad de colesterol es muy baja, entre 26-37 mg por cada 100 g de carne de conejo.
Con respecto a proteínas, la carne de conejo es una fuente rica en proteínas de alto valor biológico, ya que contiene 21 g de proteínas por cada 100 g de carne, lo que supone cubrir el 50% de la ingesta diaria recomendada para este nutriente. Además, la relación energía/proteína nos presenta a la carne de conejo como un alimento con una alta densidad nutricional proteica.


La carne de conejo es una excelente fuente de vitaminas, sobre todo B3 (niacina), B6 (piridoxina) y B12 (cianocobalamina). Aporta prácticamente el 100% de las necesidades diarias de vitamina B3 por ración (125 g de carne de conejo). Con una ración de carne de conejo se cubre un tercio de las necesidades diarias de B6, y tres veces la cantidad diaria recomendada (CDR) de B12. Que cubra más del 100% la CDR de vitamina B12 no es preocupante porque se trata de una vitamina hidrosoluble, que se elimina por orina y heces, nada que ver con las vitaminas liposolubles.
Con respecto a minerales, la carne de conejo es rica en fósforo y selenio principalmente, aportando así el 40 y el 20% de la CDR para fósforo y selenio, respectivamente. La carne de conejo también contiene hierro, magnesio, cinc, potasio y muy poco sodio (56,5 mg/ 100g), lo que resulta interesante a tener en cuenta en dietas bajas en sal.
Fuente de la foto: http://lacocinadebender.com/2010/conejo-a-la-cerveza/carnes-aves/

Importancia gastronómica
La carne de conejo tiene un valor gastronómico muy reconocido y está presente en una variedad importante de recetas tradicionales de nuestra cultura gastronómica. 

Platos tan conocidos como conejo al ajillo, conejo con salsa de almendras, al romero, o con arroz, casi siempre tienen un toque local, lo que diversifica la oferta gastronómica del conejo.  Además, es curioso pero está surgiendo un efecto emergente de la carne de conejo en las cocinas más innovadoras. 

La carne de conejo es una carne que se presta muy bien a la combinación con diferentes ingredientes, como por ejemplo el conejo con tomate confitado o el conejo con boletus; así como la rica combinación con frutas, como es el caso del conejo con ciruelas pasas o conejo con sidra y manzana. También las especias y las hierbas resaltan el sabor del conejo, destacando así el conejo a la menta, a la mostaza o la fusión oriental del conejo al curry.
En definitiva, la carne de conejo es una carne ideal para combinar con ingredientes de nuestra dieta mediterránea y por ello debemos incluirla como parte de una dieta equilibrada.
¡Espero que te haya gustado este post! Cualquier pregunta, no dudes en dejarme un comentario aquí o en mi página de Facebook.

¡Hasta otra!




Tomás García Cayuela
Contacto: elsaberculinario@hotmail.com
Facebookhttps://www.facebook.com/elsaberculinario/
Twitter: @saberculinario Youtube: Los Gourmeteros


¡Hola, bienvenid@ a mi blog! Me llamo Tomás y soy Investigador en Ciencias de la Alimentación, Blogger Gastronómico y Social Media Manager. Aquí encontrarás mucha cocina, un poquito de ciencia y un muchito de cultura gastronómica. Recuerda, ¡saber más para comer mejor!

¿Quieres que te mande un correo cuando haya una nueva entrada?
¡Deja tu email!

¡Comparte el post en tus redes sociales!

SABER MÁS PARA COMER MEJOR 8324582248296803201

Publicar un comentario

  1. Es cierto que una carne un poco olvidada, yo misma no la uso. Gracias a tu receta me has recordado que existe!! Besos desde Cocina con Marta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta! Te animo por supuesto a que hagas alguna receta con conejo y te sorprendas.
      Un beso!

      Eliminar
  2. La información es excelente y muy interesante
    Besitos...
    Esmeralda

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy interesante, aportas mucha información que como la desconocemos no nos paramos a pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Luz, aquí la compi RachelTR os dejó bastante información para que reflexioneis e incluyais más a menudo esta deliciosa carne en vuestros menús.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. La carne de conejo no tiene medicamentos como ocurre con el pollo, si le diéramos aquéllos se morirían, un criador me lo dijo; por lo tanto su carne es sanísima.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norma,
      gracias por compartir este importante dato, razón de más para no dejar de lado la carne de conejo.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Tienes toda la razón no la como desde cuando era pequeña pero si recuerdo que mejor que el pollo sin hormonas;buen tema aquí se cocina muy poco,buenos datos felicitaciones,abrazos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Rosita, si tienes la oportunidad, úsala!
      Muchas gracias por comentar
      Un besoo

      Eliminar

¿TE ANIMAS A COMENTAR?
¡¡Todos los comentarios son Bienvenidos!!
Gracias

emo-but-icon

Página principal item

¡SUSCRÍBETE, ES GRATIS!

¡Suscríbete a mi nuevo canal de YouTube!

VIDEORECETAS CON SILVIA TORTOSA EN "EN CASA CONTIGO"

¿NOS VEMOS EN FACEBOOK?

¡HÁBLAME POR TWITTER!

Más recetas en

Top blogs de recetas Que Recetas

Algunos derechos reservados