Cargando...

LA ENSALADA DE ARROZ DE PEPE


Hace unos meses publiqué una receta de mi época universitaria (para refrescaros la memoria tendréis que pinchar aquí). Pues bien, hoy toca que os presente a la emblemática ensalada de arroz de mi amigo Pepe, que por aquel entonces era mi compañero de piso. Se trata de una ensalada bien fácil, pero muy agradecida.

Como veréis más adelante no es nada del otro mundo, de hecho, si os decidís a hacerla podréis modificarla a vuestro gusto, añadiéndole y quitándole cuantos ingredientes queráis. Por ejemplo, yo usé arroz de grano redondo porque es el que más me gusta; que queréis el de grano largo, perfecto; que preferís un arroz integral, genial. Más abajo os dejo algo de información sobre el arroz.

Mi intención con la entrada de hoy era hacerle un pequeño homenaje a Pepe, por todos esos momentos tan peculiares que hemos disfrutado, entre ellos con la comida. Ya publicaré alguna que otra receta más, tanto de él como de otros amigos de aquella época...os van a encantar…

Ingredientes: modificar las cantidades a vuestro gusto
  • Arroz de grano redondo (1 vaso)
  • Maíz dulce cocido (1/2 lata)
  • Jamón cocido (2-3 lonchas)
  • Tomate (1 grande ó 2 medianos)
  • Atún o bonito (1 lata; os recomiendo el de la marca Albo)
  • Aliño: sal, vinagre y aceite
  • Mayonesa para acompañar

Preparación y comentarios:
  • Lo fundamental en esta receta es cocer el arroz, lo demás viene rodado. Lo haremos a fuego medio en abundante agua, y a los 15 min lo probaremos. Si está en su punto retiramos del fuego (no os paséis con la cocción ya que la ensalada saldrá perjudicada). Lo ideal es que vayáis probando poco a poco a medida que se cuece. Una vez que apartamos del fuego pasamos a un colador y enfriamos bajo el chorro de agua fría: detendremos la cocción y eliminaremos el almidón residual, evitando el apelmazamiento del arroz y permitiendo que éste quede bien suelto.
  • Una vez frío añadimos el resto de ingredientes: los tomates y el jamón cocido a trocitos, el maíz y el atún desmigado.
  • Aliñamos con sal, un chorreón de vinagre y otro tanto de aceite de oliva. Mezclamos bien y dejamos reposar la ensalada un par de horas para que el arroz se asiente y coja sabor.
  • A la hora de servir podemos añadirle un poquito de mayonesa (cuando digo “poquito” es poquito, no os paséis).
  • Esta ensalada es el acompañamiento perfecto de alguna carne blanca o pescado a la plancha. 


El arroz, uno de los cereales más importantes

¿Os habéis parado a pensar que las grandes regiones del mundo podrían caracterizarse por el cereal que consumen? A grandes rasgos sería: América por el maíz, Asia por el arroz y Occidente por el trigo.
El arroz que nos comemos es el fruto maduro de la gramínea Oryza sativa. El grano de arroz es mucho más complejo de lo que creéis. Tiene varias capas: la cáscara que no vemos, el salvado que son unas capas intermedias y el endospermo compuesto fundamentalmente por células de almidón. Pues bien, en base a estas capas se pueden distinguir varios tipos de arroz:
  • Arroz cáscara, que son los granos con todo su revestimiento
  • Arroz integral, sin cáscara pero con todo el salvado
  • Arroz blanco o pulido, al que mecánicamente se le ha quitado el salvado
  • Arroz glaseado o perlado, es el arroz blanco que ha recibido un tratamiento de talco
Dentro del arroz blanco podemos distinguir a su vez otros tipos (de grano largo, corto, redondo, etc) con diferente uso culinario, pero eso será objeto de otra entrada. Hoy me centro en la parte nutricional.

El valor nutritivo del arroz viene determinado por su composición y, sobre todo, por el tratamiento previo que reciba. Es diferente, por tanto, el arroz blanco que el arroz integral. Nos proporciona una buena cantidad de hidratos de carbono, especialmente almidón. Las proteínas y grasas se encuentran sobre todo en las cubiertas.

El problema del arroz es que al eliminar el salvado se eliminan nutrientes esenciales como la vitamina B y muchos minerales. Además, las proteínas del salvado son de mayor valor biológico que las del grano, de hecho, el arroz blanco no aporta suficiente cantidad del aminoácido lisina. Por eso, el saber popular utiliza el arroz complementándolo con otros alimentos, de manera que así se completa el aporte correcto de aminoácidos esenciales. De ahí, las lentejas con arroz, el arroz con leche, las alubias negras con arroz (moros y cristianos), etc.

Y ahora, los números: de 100 g de arroz, 75 es almidón, 10 son agua y el resto proteínas, trazas de grasa y de fibra. Estaríamos hablando que esa cantidad de arroz supondrían unas 300 Kcal para el arroz blanco y unas 330 Kcal para el arroz integral (éste aportaría además una fuente de vitaminas y minerales).
Por todo lo mencionado…¿vas a probar el arroz integral?

¡Comparte el post en tus redes sociales!

ENSALADAS 248877991660008611

Publicar un comentario

  1. Una receta sencilla y muy rica! Además, con este calor que está haciendo estos días, sienta genial un plato así. Yo la he hecho un muchas ocasiones, pero también le pongo frankfurt de pollo en vez del jamón cocido. Me gusta mucho el sabor que le da a la receta.

    Y felicidades por la forma que presentáis cada entrada, me gusta mucho. Ojalá yo fuera capaz de hacer publicaciones así de amenas e interesantes! Hay información del arroz que desconocía y me lo habéis descubierto :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro Laura, esta receta es muy "tuneable", puedes añadirle todo lo que quieras y siempre estará buena!
      Gracias por tu comentario, eso es precisamente lo que buscamos con cada entrada, que os guste y os interese!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias!acabo de descubrir vuestro blog...muy interesante!

      Eliminar

¿TE ANIMAS A COMENTAR?
¡¡Todos los comentarios son Bienvenidos!!
Gracias

emo-but-icon

Página principal item

¡SUSCRÍBETE, ES GRATIS!

¡Suscríbete a mi nuevo canal de YouTube!

VIDEORECETAS CON SILVIA TORTOSA EN "EN CASA CONTIGO"

¿NOS VEMOS EN FACEBOOK?

¡HÁBLAME POR TWITTER!

Más recetas en

Top blogs de recetas Que Recetas

Algunos derechos reservados