Cargando...

CHOCOLATE CON MERENGUE GELATINIZADO


El chocolate podría ser uno de nuestros alimentos más sobresalientes. Aunque se fabrica a partir de unas semillas que son astrigentes, amargas y bastante insípidas, el producto final que se obtiene es excepcionalmente rico, complejo y versátil, como la receta de hoy, chocolate con merengue gelatinizado.

También el chocolate podría considerarse como uno de los alimentos más adictivos. De hecho, muchas personas experimentan una sensación de adicción al chocolate, llegándose a pensar que podría contener sustancias psicoactivas. Nada de esto se ha llegado a demostrar y parece que lo que atrae con tanta fuerza es la experiencia sensorial de comer chocolate, nada más y nada menos.

A todos aquéllos que disfrutáis con el chocolate os recomiendo que hagáis este delicioso postre, no os arrepentiréis.

Ingredientes:
Las cantidades que os pongo son para un molde redondo de 15 cm de diámetro. Que tenéis este molde, perfecto; que no, no pasa nada, podéis optar por un molde para hacer el típico bizcocho alargado, o incluso, ponerlo en moldes-vasitos individuales (aunque yo lo hice en redondo, creo que es mejor esta última opción, sin necesidad de desmoldar).
  • 200 ml de nata líquida para montar
  • 75 g de chocolate de cobertura negro o fondant
  • 75 g de chocolate blanco
  • 4 hojas de gelatina 
  • 3 claras de huevo
  • 75 g de azúcar
  • nueces troceadas para decorar (opcional)

Preparación y comentarios:
  • Lo primero que vamos a hacer es dividir la nata en dos cacitos (100 ml) y poner éstos al fuego (suave). Mientras tanto...a) ponemos las hojas de gelatina a remojo: en dos cuencos echamos medio vaso de agua fría, e introducimos 2 hojas de gelatina en cada uno; b) pesamos el resto de ingredientes y separamos las claras de las yemas. Estas yemas no las tiréis, más abajo os daré ideas para aprovecharlas.
  • Ya estará la nata a punto de hervir. Cuando esto ocurra la retiramos del fuego, y echamos en cada cazo el chocolate; en uno pondremos el negro, y en el otro el blanco. Removemos bien hasta que se integre perfectamente. Ahora, escurrimos con las manos las hojas de gelatina y las añadimos a los cazos (2 por cada cazo). Removemos muy bien hasta su completa disolución (tiene que disolverse perfectamente!) y reservamos.
  • Mientras que se templan las preparaciones con chocolate, iremos montando las claras para hacer el merengue. !Ojo al dato!el cuenco donde se va a batir deberá estar completamente limpio, sin nada de grasa y sin restos de yema (retrasaría la obtención del merengue). Podremos batir a mano o con varillas eléctricas (sin duda la mejor opción). En mi caso añadí unas gotas de limón, para mejorar la estabilidad del merengue, pero si no tenéis da igual, puesto que se mezclará con el chocolate y se bajará. 
  • Cuando las claras estén "a punto de nieve" (al darle la vuelta al cuenco no cae nada, la preparación se mantiene intacta) añadiremos el azúcar poco a poco y seguiremos batiendo hasta que la preparación coja brillo. Es importante que el azúcar se lo añadamos en este momento, de lo contrario, el merengue puede peligrar!. 
  • A continuación, dividimos el merengue en 2, de tal manera que una mitad la mezclaremos con la preparación de chocolate negro, y la otra mitad con la de chocolate blanco. ¿Cómo lo mezclaremos? Con movimientos envolventes, sin llegar a batir en ningún momento...si no me hacéis caso y lo mezcláis enérgicamente, fracasaréis y no conseguiríais la textura adecuada.
  • Cogemos el molde y lo forramos con film transparente (podrá desmoldarse fácilmente) y vamos colocando capas alternas de chocolate blanco y chocolate negro. Lo tapamos y lo dejamos en la nevera hasta el día siguiente. 
  • A la hora de servirlo, desmoldamos y podemos añadirle unas nueces troceadas por encima.
La textura que tiene este postre es de mousse, por ello, quizás sería más conveniente servirlo en vasitos-moldes individuales para no tener que desmoldar. Yo lo hice en el molde redondo y quedó un poco blando, de tal manera que si optáis por ello, mi consejo es que le añadáis en vez de 2, 4 hojas de gelatina a cada preparación de chocolate.


¿Qué hacemos con las yemas que nos sobran?

Se me ocurren varias alternativas...
  • añadirle un chorro de leche y hacer una tortilla
  • usarlas para preparar albóndigas o para rebozar croquetas, filetes, etc.
  • o hacer natillas caseras. Éste fue el uso que le di yo. Hice unas natillas en el microondas en menos de 10 min. Os invito a entrar en nuestra página de facebook, donde además de poder suscribiros, podréis encontrar el enlace de la receta de las natillas que encontré en otro blog.


¡Comparte el post en tus redes sociales!

POSTRES 5836572940266813697

Publicar un comentario

¿TE ANIMAS A COMENTAR?
¡¡Todos los comentarios son Bienvenidos!!
Gracias

emo-but-icon

Página principal item

¡SUSCRÍBETE, ES GRATIS!

¡Suscríbete a mi nuevo canal de YouTube!

VIDEORECETAS CON SILVIA TORTOSA EN "EN CASA CONTIGO"

¿NOS VEMOS EN FACEBOOK?

¡HÁBLAME POR TWITTER!

Más recetas en

Top blogs de recetas Que Recetas

Algunos derechos reservados